martes, 3 de diciembre de 2013

EL PODER DE UNA SONRISA


En los tiempos que corren es muy difícil para casi todos mantener la sonrisa y una acitud amable y positiva. Vivimos en un mundo de locos, todos corriendo, pensando en trabajo, estrecheces económicas, obstáculos del día a día... y mucho peor: enfermedades, enfrentamientos, carencias... Obviamente, es complicado ir tendiéndole la mano al prójimo con buena cara y de buen humor.

No quiero entrar ya en temas de metafísica ni Ley de Atracción, según las cuales, el mal humor y la negatividad es lo que peor puede hacer a nuestras vidas. Quiero reflexionar sobre el papel en otro sentido: ¿Y si todos por la mañana hiciésemos el firme propósito de ser amables y sonreir? ¿Os imagináis que maravilla? Ese "buen rollo" sería contagioso y haríamos un mundo mejor con un pequeño esfuerzo personal.

Pensad qué diferente es vuestro día cuando en vuestro trabajo o labores diarias, encontráis comprensión ante los errores, calma, paciencia, entendimiento y buena predisposición... Pues a los demás les encanta recibir eso de vosotros también.

A veces es sólo la actitud, contagiosa como decía... no hay que hacer esfuerzo porque lo positivo, lo bueno, lo agradable... siempre se expande si encuentra el sitio!

Recuerda: ¡LA REVOLUCIÓN PUEDE EMPEZAR POR TÍ!



Este artículo no es de los mejores, igual no me expresé bien... pero quiero dedicárselo a mi amiga Patricia, que es lo que me transmite ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido? ¿Algo que decir?