jueves, 15 de mayo de 2014

¿POR QUÉ SOY CONFIADA E INOCENTE?



Por todos es sabido el refrán que dice "De tan bueno, parece tonto", ¿verdad? Todos queremos a personas buenas a nuestro alrededor, pero cuando llegan, muchas veces tienen que someterse a la burla o risas de su entorno.

Por supuesto, este no es mi caso: puedo llegar a ser muy tonta pero no soy una santa ni mucho menos, cuando ejerzo de tonta, suele ser por motivos muy diferentes a la bondad.

De todas formas estoy bastante cansada de que la gente me diga que confío demasiado en las personas con las que me cruzo en el camino, que debo ser más prudente, recelosa e incluso maliciosa. Bueno, pues llegados a este punto, me gustaría explicar por qué soy así, ya que es algo meditado y no tan natural como pueda parecer:

1.- Por mi experiencia, creo que se puede confiar en el 65 % de la gente. Dado que en realidad, la confianza hay que otorgarla al azar ya que los indicios que da el sujeto pueden ser totalmente falsos, el hecho de confiar por defecto, es una manera de asegurarme el éxito, estadísticamente hablando.

2.- Me parece incomodísimo y agotador a nivel mental el estar desconfiando, elucubrando y mirando de medio lado a los demás.

3.- Si valoramos los riesgos que asumimos ante la disyuntiva "Confiar - No Confiar" los dos casos de perjuicio son los siguientes:

a) Confiar en alguien y que te traicione
b) Negarle tu confianza a alguien y que resulte ser buena persona

Personalmente, el daño que me puede hacer la segunda, no tiene comparación con la primera. Prefiero llevarme a una patada que perderme a una buena persona en mi vida.


Dicho esto, que a lo mejor no le importa a nadie, lo resumiría en que: soy confiada porque soy analítica, práctica y vaga.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido? ¿Algo que decir?