lunes, 6 de julio de 2015

CRUZ DE CARAVACA: DEFIENDE DE TODO MAL


La Vera Cruz de Caravaca, es decir, la original que podemos visitar en Caravaca de la Cruz, Murcia, es un relicario de lignum crucis, es decir, guarda en su interior un trozo de la verdadera cruz en la que murió Jesús.

Como ya es conocido por casi todos, la Cruz de Caravaca y sus réplicas se caracterizan por su original forma con dos travesaños horizontales en lugar de uno y con unas medidas y proporciones muy determinadas:






Milagros, leyendas, curaciones, usos de Santos... si buceáis un poco por la red podéis encontrar mil historias maravillosas sobre las bendiciones de ésta cruz, pero personalmente pienso que su mejor uso es el de la protección de la casa; estando esta cruz en un hogar, bien limpia de energías, ritualizada y recargada... podemos estar tranquilos de cualquier acechanza negativa de envidias, maleficios e incluso tentaciones propias.

Oficialmente estas son sus utilidades

1.- Ahuyentan los demonios, tanto de las habitaciones como de las personas.
2.- Preserva de los sustos y fantasmas del diablo.
3.- Por ella se perdonan los pecados veniales.
4.- Da fortaleza para resistir a las tentaciones y huir a las ocasiones de pecar.
5.- Libra de los malos pensamientos.
6.- Precave de las acechanzas internas y externas del enemigo.
7.- Nos facilita el favor y la asistencia del Espíritu Santo, consolando y alegrando el alma, excitándola a la devoción y disponiéndola para orar.


Si quieres la tuya PINCHA AQUÍ




ORACION DE LA VIRGEN PARA PEDIR UN DESEO A LA CRUZ DE CARAVACA


Tomar la cruz de Caravaca, pararse frente a la imagen de la Virgen y decir con mucha fe:


"Glorifica mi alma al Señor. Y mi espíritu está transportado de gozo en el Dios Salvador mío.

Porque ha puesto sus ojos en la bajeza de su esclava, por tanto yo desde ahora me llamarán bienaventurada todas las generaciones. Porque he hecho en mí cosas grandes el Todopoderoso cuyo nombre es santo. Y cuya misericordia se extiende, de generación en generación, a todos los que le temen.

Dio muestras grandes del sublime poder de su brazo, deshabarató los proyectos que allá en su corazón meditaron los soberbios, Derribó el trono a los poderosos y ensalzó a los humildes. Colmó de bienes a los menesterosos hambrientos, y a los ricos los despidió sin nada. Acogió a Israel, su siervo, acordándose de su misericordia.

Según lo prometió a Nuestros Padres, a Abraham y a sus descendientes, por los siglos de los siglos.

Por tu inmensa piedad, te pido junto a la Virgen Inmaculada que ………. (pedir deseo), amén”.








No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido? ¿Algo que decir?