miércoles, 13 de noviembre de 2013

EL TAROT DE OSHO



Osho es más que un simple mazo. Te quiero ayudar a que descubras este genial oráculo oriental (indio) basado en la filosofía Zen. Es su positivismo, su alegría, su vida, su claridad en la expresión, lo que a mí me impulsa a elegir este mazo y trabajar con él desde hace años. Voy a empezar por dar a conocer la baraja, tal y como yo la trabajo. Verás que sus cartas son coloridas, muy expresivas, con dibujos muy significativos y con personajes que tienen tantos matices como quieras. 

Hay cuatro palos: aire, fuego, arcoíris y nubes, 79 arcanos. Cada carta tiene un "título" que nos ayudará en la lectura. Así pues el 2 de agua se titula "amigabilidad", y el 6 de fuego, por ejemplo, se titula "éxito". Puede ser un poco complicado al principio para quienes estén acostumbrados a mazos occidentales. Se dice que no es claramente una herramienta para predecir el futuro porque habla del aquí y ahora, pero tras años dedicada a hacer predicciones con este mazo he aprendido que manejándolo como es necesario, llegamos a una amplitud de vista de los acontecimientos que hacer ver con claridad las cosas que van a suceder si dejas fluir la situación tal y como la marcan las cartas. Siempre va a depender del grado de conexión y compresión del profesional con su mazo, de que la comunicación con el consultante sea fluida y buena y de que tengamos la voluntad de tomarnos el tiempo necesario para dar una buena lectura e interpretación. 



Así pues para usar esta baraja (pero también para cualquier otra) debemos tener claro que la concentración es crucial, no vale hacer una consulta en 5 minutos ("mírame una cosita rápida") pues en este tarot no hay nada rápido, de hecho cuanto más trabajas sobre una tirada, más matices salen. Respecto a las formas de distribución de las cartas sobre el tapete, debemos hacer la nuestra, la que mejor se adapte a nuestra forma de interpretar, cosa que con los años acaba saliendo.

En mi caso barajo el mazo, corto con la mano izquierda hacia la izquierda y cojo la parte de mazo que ha quedado a la derecha. Distribuyo entonces cartas sobre la mesa, una tras otra, en fila. Estas 5 cartas van a darme una explicación sobre el tema que nos concierne. Cuanto más concreta hagamos la pregunta, será más fácil ver la respuesta. Si alguna de las 5 cartas nos da lugar a dudas, pondremos justo debajo de ella otra carta, que nos dará una aclaración es ésta. Si necesitamos sacar otra, podemos hacerlo. Es así como mis consultas con este mazo son efectuadas, dando resultados muy eficientes y precisos. Espero haber podido haceros entender, aunque sea a grosso modo, cómo trabajar con este mazo.


Este artículo es una colaboración de nuestra amiga Astry Katsugen, podéis conocerla más a fondo en su página de facebook personal

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido? ¿Algo que decir?