jueves, 30 de abril de 2015

EL JING Y EN JANG, EL ÁNGEL Y EL DEMONIO, LA ESTRELLA Y EL PUNTO NEGRO.


Siempre que oigo el mítico concepto del "lado oscuro" de las personas pienso, con cierta soberbia por mi parte, que yo no lo tengo, que siempre que intenta salir algo oscuro lo "mato" con alegría y optimismo por propio egoísmo y comodidad. Siempre he pensado que estaba "desequilibrada" porque no tenía mi jang, mis demonios, mi punto negro...

Pero no...

Hoy he hecho un gran descubrimiento sobre mí misma... una revelación interior que creo que me servirá mucho a nivel espiritual.

Soy espiritual, intento mantenerme limpia de ideas y de actos. Creo en un Dios que en un momento determinado nos dará la facultad de juzgarnos desde su punto de vista y le temo mucho a lo que pueda ver cuando me mire en el espejo Divino. Medito, rezo, hago ofrendas y me muevo siempre desde el punto de vista de la luz.

Creo que no le hago daño a nadie ni se lo deseo... no me atormenta nada del pasado ni pienso nada que no pueda ser contado ¿Dónde está entonces mi lado oscuro?

Pues en la provocación, en la irreverencia, en el "pasotismo", en asumir que somos seres defectuosos... viciosos, que tenemos la obligación de disfrutar de la vida de una manera intensa más que de rezar. No había sido consciente de que mi lado "bukowskiano" no era compatible con el otro ¿O sí lo es? A veces los polos opuestos se atraen de una manera arrebatadora.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido? ¿Algo que decir?