viernes, 22 de noviembre de 2013

EL TAROT Y LA RELIGIÓN



Me gustaría dejar claro desde el principio que no creo que en el tarot, ni en nada absolutamente de este mundo, hay nada satánico ni demoníaco si la intención es buena.

Partiendo de esta base, creo que es bastante habitual en a lo largo de la vida de los tarotistas, el "dudar" sobre la naturaleza de sus predicciones, sus "artes" o como queráis llamarlo. Me he visto muchas veces en la encrucijada de pensar si lo que hago es correcto y agrada a Dios, GADU, Ser Superior... cualquiera que sea el nombre que para vosotros tiene.

Yo soy católica semi-practicante, por varios motivos: familiares y culturales en primer lugar y por fé cristiana en segundo. Me siento muy cómoda en mi posición y no pocas veces he pensado que es, en cierta manera, egoísta, ya que "cojo lo que me gusta y lo que no, lo dejo". Pero bueno, eso lo dejo para otro artículo.

Retomando el principio y, consciente de que no hay nada diabólico en mi mazo de Tarot, ni en mis intenciones cuando lo uso... mi gran duda es... ¿Lo utilizo para el fin para el que fue creado?

A ver si consigo explicarme claramente, ¿Es el tarot una herramienta de guía y consejo o para saciar nuestra innata curiosidad sobre acontecimientos futuros? Estoy totalmente segura de que la función principal del tarot es ser una guía, pero en un 80% de las veces, no puedo evitar pronosticar... Si ya me siento demasiado poca cosa para dar consejos a nadie o interpretar lo que me dice la tirada... ¿Quién soy yo para decir lo que va a pasar si ni siquiera creo que el tarot sentencie nunca?

Bueno, ahí os dejo mi reflexión... ¿Qué opináis?



1 comentario:

  1. Es increible como me identifico contigo en esto. LA NATURALEZA DE SUS PREDICCIONES, TANTAS Y TANTAS VECES ME HE PREGUNTADO... de donde vienen, que energia me mueve a elegir las cartas? Y por otra parte... lo estoy usando como debo? Si me equivoco, las consecuencias son negativas para la persona que vino con fe a consultarme. Quiero decir: si yo veo que su ex no va a volver con ella y se lo trasmito.... la pongo triste y no solo eso, sino que ha pagado para oir la verdad y la verdad que aparece en mi tirada es esa. Si despues ese chico vuelve porque yo he interpretado mal... tengo derecho a ponerla triste para nada? Ya se que ella voluntariamente viene a mi y sabe que no es exacto... pero me siento terriblemente culpable las veces que se ha dado un fallo. Suerte que tengo pocos! Para mi ese daño es lo que si que no encaja con mi religion. Y claro tambien me preocupa quien me hace elegir unas cartas u otras. Yo tengo la teoria que es la energia de la situacion en si misma lo que trabaja en la tirada.

    ResponderEliminar

¿Qué te ha parecido? ¿Algo que decir?