lunes, 4 de enero de 2016

COSAS QUE ME DIRÍA A MÍ MISMA HACE 20 AÑOS


¿Quien pudiera volver atrás con lo sabido, verdad? Qué fácil sería todo si pudiésemos aplicar la sabiduría y madurez adquirida en 20 años a nuestra juventud; o más importante aún, quien pudiera volver a vivir todo de nuevo con la irreverencia que sólo te dan los años.

En el fondo creo que este pensamiento que a todos se nos ha pasado por la cabeza alguna vez es mejor que se quede en eso, en un pensamiento, en un sueño. Pero... ¿has pensado alguna vez qué te dirías a ti mismo con 15 años? Yo sí.

1) Despreocúpate y disfruta

Disfruta de los lugares, de las experiencias, de cada momento. Aprovecha las horas infinitas de sueño, los abrazos de la familia, las risas con amigos. No pienses en mañana ni en dentro de una hora. No pienses en "los mayores", que ya se las saben arreglar solitos.
No lo recuerdes mucho pero ten presente que esa gente, esos escenarios, esos amigos y esas risas, en algún momento se irán...

2) Hay gente mala, asúmelo.

Efectivamente... no busques justificación (a pesar de que en muchos casos la hay), no intentes ver las cosas desde su punto de vista. Hay gente en el mundo a la que le gusta hacer daño, mentir, extorsionar... Intenta alejarte de esa gente.

3) Para que te quieran tienes que saber quererte.

Es posible que no entiendas esta afirmación o no sepas llevarla a la práctica. Es más, es posible que pienses que ya te quieres. Pero no es así, buscar la propia satisfacción no es quererte. Quiérete como quieres a tu madre: valórate, respétate (y exige ese valor y respeto a los que te rodean)

4) Sigue siendo constante.

Mantén siempre esa fé y esa fuerza. No dejes que tu energía y motivación baje. Centra tus esfuerzos en ésto.

5) Lo que crees ahora que quieres hacer cuando seas mayor es incorrecto. Espérate un tiempo.

A pesar de que ni te lo planteas, no estás obligada a seguir el camino de borregos al acabar el instituto. Prueba antes de estudiar. A lo mejor descubres otra vocación totalmente diferente y muy evidente.

6) No te avergüences de nada que no haga daño a nadie.

En realidad, este es el mejor camino de vida... sigue adelante sin dañar a nadie y no tendrás que bajar la cabeza. Estoy prácticamente segura de que, aunque sigas esto a rajatabla, habrá momentos en que lo hagas sin darte cuenta. No pasa nada, pide perdón sinceramente, intenta reparar en la medida de lo posible y sigue adelante. Todos tenemos errores, sé tolerante contigo misma como lo eres con los demás.

7) No eres ni más, ni menos, que todos los demás.

Habrá momentos en los que sientas que no vales tanto como otros que te rodean y habrá momentos en los que te permitas mirar a los demás por encima del hombro. GRAVE ERROR en ambos casos: todos tenemos virtudes y defectos, puntos fuertes y débiles... el mundo es hermoso y perfecto porque lo componemos seres diferentes que nos complementeamos. Si eres comprensivo y tolerante contigo misma y con los demás, este mundo será aún un poquito mejor.

8) Cultiva tu cuerpo igual que tu mente.

Ahora mismo eso de mens sana in corpore sano te parece una sublime tontería, ¿verdad? Pues no es así, es una de las cosas más importantes de la vida. El ejercicio físico y cuidar tu cuerpo no tiene nada que ver con el aspecto físico y con estar guapa. Es mucho más importante que cultives el equilibrio cuerpo-mente y encuentres su vertiente espiritual que lograr que ese vestido te siente como un guante. En realidad, el aspecto no es importante en absoluto.

9) El dinero es para comprar experiencias.

Lamento comunicarte que tendrás que preocuparte de pagar la luz y el gas como todo hijo de vecino cuando seas mayor. No serás millonaria (creo que lo suponías, ¿no?) Tu sueldo tendrá que destinarse a pagar elementos mundanos de la vida diaria pero con el poquito que te "sobre", destínalo a viajar, a ir al teatro... Es mucho más importante "vivir" que "tener".

10) A lo loco se vive mejor. 

Este decálogo es casi casi capicúa porque enlaza de nuevo con el número uno... reincide en la misma idea, lo más importante de la vida (a día de hoy, con 35 años): ríe, quiere, disfruta, despreocúpate, aprovecha cada momento, no te tomes casi nada en serio, los problemas pasan (y vienen otros), vive intensamente. Como dicen Les Luthiers: "No te tomes la vida en serio, al fin y al cabo, no saldrás viva de ella"


Ahora te voy a hacer un spoiler de la vida: ni el amor ni el dinero mueven el mundo... es la alegría.


 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido? ¿Algo que decir?